TIRAMISÙ CASERO

Aquí estamos de nuevo en una segunda edición culinaria para todos aquellos que siguen el confinamiento a raja tabla. ¿Qué mejor para pasar el tiempo que ponerse a cocinar un buen postre? Hoy os proponemos el dulce italiano por excelencia: Tiramisù. Durante la cuarentena es normal sentirse un poco triste, esto es para animaros a todos. El propio nombre de la tarta nos lo dice: Tirami-sù= Anímame!

Los orígenes del dulce lo sitúan en la zona nordeste de Italia. La receta más antigua que se ha encontrado del mismo data entorno a los años 80 del siglo pasado. Muchos coinciden en que es un invento del restaurante “Beccherie” de Treviso.

Una de las leyendas sobre el origen del postre lo sitúa en Siena. Quizás se inventó en ocasión de la visita del Gran duque Cosimo III de’ Medici, llamándolo “sopa del duque”. Esta versión concuerda con  la introducción en Italia de uno de sus ingredientes principales: El café. En un principio, el café se bebía pero nunca se usaba como ingrediente de una receta. La leyenda no cuadra si pensamos en otros ingredientes del tiramisù, como el mascarpone. El queso (que por cierto está delicioso y os recomendamos incluir en otras recetas) es típìco de Lombardía. Siendo un queso fresco, dura poco, por lo que era más difícil de conservar al tiempo y tenía que ser transportado más rápidamente. Por otro lado, los “savoiardi”, como su nombre indica, son típicas de la Savoia, algo que sería raro en Siena durante los siglos XVII y XVIII. Se trata de esa especie de galletas azucaradas, secas, ligeras, esponjosas y alargadas que son el ingrediente base de esta tarta.

Sin querer entrar en polémicas… hay quien prefiere usar otro tipo similar: “pavesini”, son solo un poco más planas.

Para otros, el tiramisù servía como reconstituyente para los estudiantes que estaban en periodo de exámenes. Recordemos que la base es ese maravilloso café italiano, ¡de ahí que nos anime!

Por desgracia no sabemos con certeza los orígenes del postre, lo que sí sabemos es lo rico que está y lo fácil que es prepararlo. Sin más dilaciones os presentamos la receta para que podáis hacerla cómodamente en casa.

Ingredientes:

-Savoiardi 300gr (bizcochos de soletilla, melindros, vainillas, biscotelas, lenguas, galletas de champaña…)

-Mascarpone 500gr.

-Cafè (ya listo y sin leche) 300ml.

-4 Huevos frescos.

-Azúcar 100gr.

-Cacao en polvo (para la superficie)

Vamos a comenzar nuestra receta por los huevos, aseguraos de que estén bien frescos. Tenemos que separar la yema de la clara. Para esto hay muchos trucos y utensilios; desde aquí os proponemos que cacéis las yemas con una cuchara sopera. Una vez separadas, vamos a empezar con las claras. Las vamos a montar con una de esas batidoras de varillas, nos debe quedar algo blanco y espumoso.

A continuación, pasamos a batir las yemas, añadiendo poco a poco mitad del azúcar (50gr) y también el mascarpone. Añadiendo el queso de a poquito nos va a ir quedando una masa  amarillenta. Una vez que esté listo, iremos añadiendo a cucharadas las claras ya montadas. Mezclamos enérgicamente girando siempre en el mismo sentido con una espátula o lengua de cocina.

Una vez listo, untamos un poco en la base de nuestro recipiente. Si es posible usamos uno rectangular de unos 20x30cm. Tras esta primera capa colocaremos las galletas después de haberlas mojado un poco en el café ya preparado y azucarado al gusto.

De este modo hacemos la segunda capa, cubriendo todo con las galletas bien ordenadas. Seguidamente añadimos más crema, y así sucesivamente.

Nuestra última capa debe ser de crema y la alisaremos lo más que podamos. Al final, espolvoreamos el cacao en polvo en este último estrato hasta dejarlo totalmente cubierto.

Conservamos en la nevera y en unas seis horas está listo para degustar. Si lo dejáis una noche mejor, así se asienta y estará más rico.

 

 

Hay muchas otras vertientes del tiramisù, entre ellas una de las más famosas es el tiramisù de fresa.

Para hacer un tiramisù de fresas sustituimos el café por el líquido que nos queda tras cortar las fresas. Usamos unos 600gr para mantener las medidas del tiramisù clásico que presentamos, las cortamos bien y les añadimos zumo de un limón (¡con limoncello también lo podéis hacer!) y un poquito de agua. Después de preparar la misma crema del tiramisù casero con los huevos y el mascarpone, añadiremos algunas fresas trituradas al líquido que ha quedado de las fresas para darle mayor consistencia. Entonces procedemos con las capas: una de crema y otra de galletas mojadas en nuestra salsa de fresas.  El procedimiento es igual, solo que al final no cubrimos con cacao sino con nuestras fresas bien cortaditas. Decoramos, dejamos enfriar y tachán!

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

CONTACTO

Escribe y te responderemos lo más pronto posible.

Sending

©2021 ALBA MUNDI developed by manbago

Log in with your credentials

Forgot your details?